Granada, Ciudad de la Ciencia y la Investigación

Este pasado jueves 23 de marzo de 2017, los granadinos y granadinas hemos recibido una distinción que no ha merecido la portada de ningún medio de comunicación, ni del aplauso de la población (no hay nada de competición deportiva ligado a ello, el sino de nuestros tiempos líquidos).

Se trata del nombramiento de nuestra ciudad para ingresar en la Red de Ciudades de la Ciencia y la Investigación, la Red INNpulso. Esto nos permitirá poner el “sello” de “Granada Ciudad de la Ciencia e Innovación“, lo cual nos permitirá ser más competitivos para obtener financiación para programas europeos de investigación e innovación y por lo tanto ser más atractivos para futuros inversores y empresas que se quieran instalar en Granada.

No se trata de algo que necesitáramos, se trata de algo que nos faltaba como reconocimiento. Algo que acentuara el papel del tejido investigador y científico de nuestra ciudad. Dar valor al trabajo arduo, sacrificado y silencioso, que se produce en los laboratorios y centros de investigación de nuestra ciudad.

Y todo ello, gracias al excelso trabajo de la Universidad de Granada, que año tras año escala puestos en el índice de referencia que mide la excelencia universitaria; gracias también al trabajo de las mujeres y hombres de los 5 centros que el CSIC tiene en Granada, de los miles de trabajadores del PTS (entre sus centros de investigación, las empresas TIC y biotecnológicas y el Hospital Campus de la Salud). Es eso, un reconocimiento, sordo, porque la sociedad granadina sigue viviendo de espaldas a la ciencia “made in Granada“.

Espero, deseo, que esto se convierta en una oportunidad para cambiar esa percepción social, para avanzar. Porque a pesar de las cuestiones que nos dividen (una gran afición que tenemos los granadinos), cuando nos ponemos a remar juntos, como hicieron todas las administraciones para lograr esta meta, podemos hacer grandes cosas, hacemos grandes cosas.

Y lo mejor está en el Futuro, que depende de todas y todos. Y tenemos una gran meta por delante, que gracias a esta nominación nos da alas para ser más optimistas: conseguir que el acelerador de partículas IFMIF-DONES se venga a Granada.

Es tiempo de dejar atrás nuestra decimonónica malafollá y sentir pesimista. Y eso nos lo demuestran cada día, las mujeres y los hombres que hacen ciencia e investigación en nuestra tierra.

Es tiempo para avanzar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *