Future Government 2030+

El pasado 11 de octubre de 2019, la Unión Europea ha publicado un informe en el que recoge las implicaciones y recomendaciones políticas sobre cómo ha de ser el futuro del gobierno, en una perspectiva que va más allá de 2030. Este informe llamado “Future Government 2030+” es una guía que recoge las opiniones de varios stakeholders sobre las acciones que deberían ser implantadas más allá de ese horizonte en los diferentes niveles de los sistemas de gobernanza.

Son un total de 57 recomendaciones que están organizadas en 9 áreas temáticas, que tras dos años de estudio han sido publicadas gracias a un proyecto de investigación del Joint Research Centre en colaboración con la DG de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnologías. Este estudio lo puedes obtener desde este enlace. (En Inglés, no hay versión actualmente en español).

Se ha explorado en cómo hemos de repensar el “contrato social” de acuerdo a los estándares y necesidades de la sociedad actual. Qué elementos han de ser ajustados para añadir un nuevo valor a nuestra sociedad, qué valores han de ser mejorados en nuestra sociedad y cómo podemos obtener de ellos un nuevo sentido de la responsabilidad.

Estas recomendaciones incluyen una serie de opciones y acciones políticas que deberían ser implantadas en los diferentes niveles de gobernanza de nuestros sistemas políticos. Ello incluye una serie de elementos esenciales para ayudarnos a construir futuras acciones de gobierno digital, una nueva eDemocracia, que ayude a dirigir los retos fundacionales de una nueva gobernanza de nuestro moderno mundo online, como por ejemplo los retos que supone la Inteligencia Artificial.

Para ello se han descrito las acciones siguiendo un modelo de 9 ejes de paquetes de acciones:

  1. La Democracia y las relaciones de poder: creando estrategias claras hacia la plena adopción del gobierno abierto.
  2. Una Cultura y Deliberación Participativa: una administración pública capacitada y equipada y con la debida asignación de recursos para incluir a los ciudadanos en la toma de decisiones.
  3. La Confianza Política: nuevos mecanismos de gobernanza participativa para aumentar la confianza de los ciudadanos.
  4. Regulación: la regulación sobre tecnología debe seguir a la discusión sobre valores con plena observancia de los derechos fundamentales.
  5. La Relación Público-Privado: mejores sinergias entre los sectores público y privado, colaboración con jóvenes emprendedores sociales para enfrentar los próximos desafíos.
  6. Servicios Públicos: unos servicios públicos modulares y adaptables, para ayudar a los Estados Miembros a garantizar la igualdad de acceso a la tecnología.
  7. Educación y Alfabetización: aumentar la alfabetización digital, el pensamiento crítico y las reformas educativas de acuerdo con las necesidades de los mercados laborales.
  8. Big Data e Inteligencia Artificial: garantizar el uso ético de la tecnología, centrarse en el valor público de las tecnologías, explorar formas de utilizar la tecnología para una formulación de políticas más eficiente.
  9. Rediseño y nuevas habilidades para la administración pública: una reevaluación constante de las habilidades de los servidores públicos, su desarrollo prospectivo, la modernización de los procesos de contratación y formas de trabajo más ágiles.

Estas recomendaciones necesitan de la colaboración en diferentes campos de actuación y se deben visualizar como un paquete integrado. La mayoría de las recomendaciones están destinadas a los responsables políticos de la UE, pero su implementación podría ser más efectiva si se realiza en todos los niveles de gobernanza: local, regional o incluso nacional.

Dos cuestiones me preocupan sobre su futuro despliegue: de un lado el que las instituciones, especialmente las locales estén preparadas para ese reto colectivo que implica una profunda transformación cultural de las mismas, tanto de sus equipos como de sus procesos (o en lenguaje digital moderno: que el “software” -las personas- estén dispuestas a hackear su propio “hardware” -su institución-) y por otro hecho en falta un análisis en un eje dedicado a ello, lo que puede suponer el desarrollo de incluir las tecnologías de registro distribuido (las DLT) en los sistemas de gobernanza, lo que sin duda es un gran elemento disruptor para provocar una nueva generación de procesos de gobernanza digital para desarrollar verdaderos sistemas de gobierno abierto.

En 3CS Cambios Estratégicos haremos un profundo análisis de este informe para adaptarlo a las necesidades de las instituciones para las que trabajamos y trabajaremos en el futuro. Os mantendremos informados sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.