El largo verano de 2012

Vivimos tiempos convulsos, complicados, sin una cartografía clara del presente y mucho menos del futuro. Estas percepciones se amplifican según nuestra situación personal y nuestra nacionalidad, ya que si en España la esperanza sobre el futuro no es muy halagüeña, la de nuestros compatriotas europeos, puede ser similar; exceptuando cierto país del Centro de Europa que todos tenemos en la cabeza. Está siendo un verano largo, caluroso y caliente. No recuerdo un verano en el que la información haya estado tan pendiente de la economía y la política; en los medios de comunicación se han olvidado hasta de las “serpientes […]