160 millones de razones en contra

¡Lo hicieron! El próximo 26 de junio de 2016 la ciudadanía de este país estamos llamados de nuevo a las urnas, en un escenario vergonzoso y ultrajante para el sufrido español medio.

Este fracaso esperado y deseado por quienes no tienen más deseo que aniquilar a sus rivales, por encima de las necesidades de estabilidad y gobernabilidad que tiene este país, han conseguido llegar a su meta soñada.

Lo demás no importa, ni el necesario consenso para buscar soluciones como sociedad por encima del partidismo de salón decimonónico al que juegan nuestros líderes nacionales, tales como un pacto por la educación que tenga estabilidad jurídica y presupuestaria que

Zoomnews.es

nos permita ganar el futuro, incluyendo desde el modelo de educación infantil hasta el universitario; el necesario pacto para blindar la sanidad y las políticas sociales; un Plan de I+D que logre situar a España en los niveles más altos de la OCDE; el necesario pacto constitucional para reformar con debate y consenso un nuevo pacto de convivencia que reforme el sistema electoral, el sistema bicameral, el engranaje de las nacionalidades históricas sin que afecte al resto y sobre todo, generar un sistema de pactos y contrapesos que permitan que avancemos juntos, sin hostilidades ni sectarismos, algo que viene siendo la tónica habitual de nuestra sociedad.

Pero, claro, esto es difícil en un país que ha hecho del “politaintment” el recurso del lenguaje político, alejado de la necesaria pedagogía ciudadana que permita desarrollar herramientas de empoderamiento democrático de la misma. El gobierno abierto será, siempre y cuando le permitan ser, y para ello no hacen falta solo leyes y herramientas, sino generar el desarrollo de actitudes democráticas, de recordar permanentemente que no sólo somos detentadores de derechos, ya que también lo somos de obligaciones.

Como epílogo, la guinda final, incomprensible en cualquier democracia madura: quienes nos han llevado a esta situación volverán a ser los cabezas de cartel, las listas serán las mismas, y quienes nos han llevado a esta situación volverán a ser quienes tengan todas las papeletas para fracasar de nuevo.

Mientras tanto, los 160 millones de euros de estos fastos se añadirán a los 4.000 millones de recortes que el último Presupuesto tramposo de Rajoy ha de llevarse a cabo por el nuevo Gobierno, dado que el actual no cumple los objetivos de déficit pactados en el Consejo Europeo.

Triste y oscuro panorama se nos presenta y el horizonte es aún más gris.

Espero equivocarme…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.