El Blockchain no es el bitcoin

Como me temo que en breves fechas habrá un colapso del Bitcoin, me decido a escribir estas líneas para establecer una clara frontera entre lo que es lo uno y lo otro. El nivel de apreciación del bitcoin como criptomoneda no deja de cabalgar (con momentos de depreciación) en los últimos días.

Muchos economistas predicen ya, la explosión de esta burbuja neofinanciera (pudiera ser

eBizLatam.com

o no), porque estas predicciones se hacen en base a la estructura de los servicios financieros y monetarios conocidos, y no en base a cómo se estructura esta moneda que se comparte en red por los nodos que la minan y/o distribuyen, sin que intervenga una autoridad central o intermediaria (el verdadero quid de la cuestión).

Es posible que llegue, al fin al cabo una burbuja especulativa es una burbuja especulativa. Máxime cuando por el propio sistema de minado del Bitcoin solo se puede llegar a 21 millones de bitcoins (es decir, se convertirá en un bien escaso con altas tasas de especulación). Burbujas ha habido muchas, la primera de la que tenemos datos fehacientes fue la de la “tulipomanía” del siglo XVII en Holanda, que además sentó las bases de los mercados de futuros financieros. Pero el mínimo común denominador de todas estas burbujas es que necesitaban de autoridades centrales y mediadores (que son a su vez jugadores fundamentales del juego de la especulación) para poder llevar a cabo el crecimiento exponencial (y no sostenible) de la burbuja.

No obstante, con esta entrada no quiero defender el bitcoin (ni mucho menos), una de tantas criptomonedas que ya existen y que tienen varias cotizaciones (en bitinfocharts podéis obtener toda la información al respecto). Lo que hace al bitcoin especial es que fue el primero, basado en una nueva tecnología, el blockchain, creado por Satoshi Nakamoto (si queréis saber más sobre su origen aquí os dejo este enlace), y que pronto se convirtió en la moneda de intercambio de la Deep Web en las transacciones más siniestras del planeta.

Existen otras criptomonedas como Ether (la criptomoneda basada en Ethereum, el lenguaje de programación más extendido de tecnología de contabilidad distribuida o blockchain)  o Zcash (la que para mi es la criptomoneda más sólida de cuantas he estudiado) que son mucho mejores desde el punto de vista tecnológico, por poner un par de ejemplos, y creo que en el plazo de unos años habrá decenas de miles de ellas, en función de cómo evolucionen las ICOs que las lancen y la solidez de las ofertas en relación al valor de lo que propongan. Además no hay que confundirlas con lo que es el dinero electrónico.

Pero hasta ahora solo hemos hablado de criptomonedas, es decir de una de las posibilidades que ofrece el blockchain, pero que está irremediablemente conectado al mundo fintech, ya que se trata de una tecnología de contabilidad distribuida, con un único libro mayor para todas las transacciones (ledger) y que por ello lo hace prácticamente incorruptible al estar distribuido por todos los nodos de la red.

Si trasponemos la tecnología blockchain a cualquier sistema de procesos eliminando intermediarios, y aplicando las posibilidades de los smart contracts, las posibilidades de aplicación de esta tecnología son prácticamente infinitas: seguros, logística, smart cities, gobernanza, sistemas democráticos, gestión documental, etc…

El Blockchain es el siguiente paso para pasar de una internet de la información (que trafica gratuitamente con nuestros datos, generando beneficios para unos cuantos monopolios) a una internet del valor sin intermediarios y directamente entre los usuarios que así lo decidan.

De todo ello hablaré más adelante, pero por favor, si la burbuja Bitcoin estalla, no la confundáis con la tecnología que la vio nacer, el blockchain. Al fin y al cabo vivimos en una sociedad con 10 años de crisis a las espaldas por la burbuja financiera de las hipotecas, y sin embargo seguimos viviendo en casas, ¿no?

El futuro de la red es muy distinto del que te esperas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.