El maltrecho camino de la Iniciativa Ciudadana Europea

En estos momentos de zozobra sobre el futuro de la UE, sobre la necesidad de establecer un calendario común supranacional que supere localismos estáticos y corporativos, que superen la vieja idea del estado nación, para eci_logoconseguir que el modelo social y económico europeo pueda avanzar en esta sociedad globalizada; me sorprende ver como la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo, está dispuesta a pegarse un tiro en el pie.

En efecto, esta semana ha sido intensa en cuanto a noticias referentes al curso legislativo de la ICE en las instituciones europeas, especialmente en el PE. Y esto, ¿por qué? Pues la explicación es muy sencilla: los europarlamentarios/as tanto del Comité de Asuntos Constitucionales (AFCO) y la de Peticiones (PETI), se están encargando de hacerla compleja y difícil de llevar a la práctica (como casi toda la legislación del acervo comunitario). Se olvidan de que se trata de establecer una medida que trata de situar la capacidad de iniciativa legislativa a la ciudadanía, y ello implica realizar un esfuerzo de transparencia, claridad y sencillez, a la que quizás no están acostumbrados a realizar.

El PE tiene una oportunidad única para ser la voz de la ciudadanía en el complejo entramado europeo, y me cuesta entender cuáles son las objeciones para simplificar la articulación de una medida que dotará de protagonismo político a la propia institución y que de paso le dará voz a la ciudadanía, tan necesitada de acicates que le devuelvan la fe en el proceso de construcción europea, toda vez que nos jugamos el futuro con la Estrategia 2020.

No obstante la ICE tiene una serie de elementos positivos que debemos tener en cuenta:

  • La Comisión es bastante laxa con el requisito de la identificación de la tarjeta de identificación ciudadana. Algo complejo debido a la diversa regulación nacional y forma de identificar a la población (compárese el caso español con el británico, por poner un ejemplo). Esta postura simplificará la posibilidad de encontrar un campo común, que se regule según los marcos específicos nacionales.
  • Se ha reducido la cuota de países mínimos de 1/3 a 1/5 sobre el mínimo de nacionales necesarios que han de firmar la petición. No obstante, hay que recordar que el Consejo, no ve con buenos ojos esta posibilidad y luchará por el mínimo de 1/3.
  • Se ha decidido que habrá tan sólo un procedimiento común de recogida de firmas, simplificando el engorroso procedimiento inicial previsto, de cara a recoger las 100.000 primeras firmas. Y este punto es totalmente esencial.

Los peros:

No queda claro que la iniciativa llegue a la Comisión Europea, se recoge la posibilidad de llegar al Comité de las Regiones por ejemplo, pero lo verdaderamente importante es que el Reglamento de la ICE obligue a una audiencia pública con la Comisión, única instancia que puede verdaderamente iniciar el proceso legislativo que determine la petición. Sin este requisito, la ICE nacerá herida de muerte.

Dada la extensión territorial de la Unión, de las diferentes culturas y hábitos sociales, así como la cuestión lingüística; la idea de establecer una tiempo de recogida de firmas y campaña por la ICE de 12 meses es muy corto, los activistas de la ICE pedimos 24 meses, aunque el PE se decanta por 18. Este es un tema que está pendiente de adopción.

No quedan claros los mecanismo que harán que las campañas de recogidas de firma sean posibles extenderlas a toda la ciudadanía. Especialmente en lo relativo al uso de las nuevas tecnologías (con obligado uso de software libre, para garantizar el acceso universal de la información y los sistemas de colecta de firmas). Es necesario establecer un sistema que clarifique los mínimos de propaganda e información de las ICEs presentadas en el seno de la UE por parte de la ciudadanía.

Ahora la cuestión verdaderamente importante:

Los próximos 8 y 9 de noviembre se reúnen las dos comisiones parlamentarias, en las que se adoptarán las recomendaciones finales sobre la ICE a final de mes, tras la discusión en ambas comisiones. A mediados de diciembre en sesión plenaria se discutirán y votarán las recomendaciones; y ello constituirá la base de la regulación final de la misma.

Por todo ello es crucial que los ciudadanos que estamos interesados en tener una ICE verdaderamente eurociudadana, nos impliquemos en hacer llegar a nuestros europarlamentarios, la visión que tenemos de la misma. Tenemos que demostrar que este tema es de interés ciudadano y que desde la esfera digital podemos promover un verdadero debate transnacional.

Yo pienso hacer llegar mi voz, ¿y tú?

Os dejo los enlaces a los miembros de las dos comisiones parlamentarias:

AFCO

PETI

3 thoughts on “El maltrecho camino de la Iniciativa Ciudadana Europea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.