El “NO” Futuro de Europa en los Próximos 100 Años

Acabo de leer el libro de George Friedman “Los Próximos 100 Años”, y he de reconocer que lejos de crearme una expectativa acertada sobre lo que puede deparar este siglo en el que hemos recorrido una convulsa primera década, ha conseguido lo contrario: me ha dejado bastante frío. En el se establecen las bases geopolíticas que 100 añosjpgsegún su autor, serán determinantes en los próximos 90 años, si bien es verdad que el autor reconoce que algunas proyecciones del futuro están basadas en el hecho de esperar lo imprevisible, algo que ha sido constante en el devenir de la humanidad, especialmente en lo que a la Historia Contemporánea se refiere. Baste, para ello observar la trayectoria del siglo XX. Si lo dividiéramos en 5 partes, cada 20 años nadie habría sabido aventurar lo que iba a ocurrir en las dos décadas siguientes.

Pero, aparte de compartir con el autor de que EE.UU. seguirá siendo la potencia dominante de este siglo, hay visiones que desde luego obvian realidades muy concretas y asentadas de la escena internacional, que bajo mi punto de vista para nada corresponden con proyecciones futuras, más bien, creo, se tratan de “deseos” por no decir “apuntes dirigidos“, para los futuros ocupantes de la Casa Blanca, especialmente los de una marcada tendencia política.

Pero antes, hagamos un inciso sobre quien es George Friedman, o mejor quien está detrás de este Doctor de la Universidad de Cornell en Ciencia Política. Este judío superviviente del Holocausto de origen húngaro, tuvo la suerte de poder iniciar una nueva vida en EE.UU, y seguro que ello ha forjado la visión de su imaginario político, fundó el Centro de Estudios Geopolíticos de la Universidad Estatal de Louisiana (curioso lugar para poner en marcha un proyecto de estas características, lejos de Washington), pero en la actualidad dirige la empresa llamada Stratfor Global Intelligence, un Think Tank especializado en previsiones estratégicas geopolíticas (de ahí viene lo de Stratfor = Strategic Forecast).

Esta empresa creada en 1996, por el Sr. Friedman, se ha convertido en una empresa de especialistas en geopolítica que además de tener una visión pública (muchos de sus analistas son comentaristas o articulistas en la BBC, Fox News, The Economist, etc.), tiene una visión de institución ligada a ciertos lobbys del Partido Republicano, y es una empresa muy ligada a la CIA (esto no es nada novedoso en EE.UU., muchos “think tanks” son habituales suministradores de informes y análisis, no sólo de la CIA, sino de otras agencias). Pero este hecho es sin duda muy trascendente a lo largo de las páginas del libro, que lejos de ser una intuición de cómo ha de ser el futuro, creo que lo describe son las intenciones “imperiales” (y legítimas, desde un punto de vista geoestratégico de EE.UU.) a medio plazo, dando pistas de por donde tienen que ir los pasos de los futuros gobiernos republicanos (esto es una deducción de quien os escribe). El estilo: el de siempre, preparar la economía y la sociedad para la guerra. La Guerra como “sacrosanto” Grial que sirve para generar riqueza y avances sociales, económicos e industriales. Esto es como una especie de salmo que se repite a lo largo de las páginas, especialmente cuando describe la Primera Guerra Espacial a mediados de siglo, contra la coalición turco-japonesa. China, lo que quedará de la actual, estará con los americanos y Rusia habrá desaparecido de la escena internacional, totalmente desmembrada y descompuesta.

Pero, ¿dónde encaja Europa, en el siglo XXI? Según Fiedman en ningún sitio. Es más no hay una sola mención a la Unión Europea, es como si la UE no tuviera existencia, ni una realidad palpable en la comunidad internacional. De hecho habla de Alemania y Francia como países moribundos, sobre el Reino Unido, sí hay comentarios. Sí, has acertado, se trata del territorio más oriental de EE.UU. totalmente plegado a los deseos imperiales de EE.UU. y sin ningún papel de relevancia en la escena internacional. Por cierto la verdadera y única potencia europea de este siglo será: ¡Polonia!, una Polonia paranoica con Alemania y a la espera de la revancha con Rusia, alineada con Hungría y Rumanía. Y la mala de la función es Turquía, que será la única potencia mundial del mundo musulmán, sin extremismos islámicos, pero con su pasado de imperio otomano a cuestas.

Esto es lo que describe someramente. La UE no existe, somos irrelevantes, de hecho tal como describe el futuro devenir del siglo, en estos momentos la UE es ya irrelevante y el peso de Europa inexistente.

¿Qué se puede deducir de esto? Para mi es diáfano. El sistema político europeo, que pasa por construir nuevos puentes de cooperación internacional permanente entre estados, entremezclando sistemas económicos, políticos y sociales, pone nerviosos a determinados sectores políticos norteamericanos. Al fin y al cabo los “neocons” y los partidarios de los “Tea Parties“, tan sólo entienden el discurso de las armas, tal como lo han venido describiendo mandato tras mandato.

La cuestión, por inquietante, es si esto es sólo la opinión aislada de un sector ultraconservador del Partido Republicano, o si por el contrario esto es ya doctrina generalizada de algunas agencias y think tanks conservadores; o en el peor de los casos, este tipo de opinión sobre el No Futuro de Europa se está ya incorporando en los centros de estudios estratégicos de las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

La respuesta es bastante clara, nos hace falta más Europa, tenemos que seguir avanzando y ahora la prioridad es la unión económica y no sólo monetaria, por no hablar de la estrategia diplomática de Europa, pero esto será en el siguiente post…

1 comentario en «El “NO” Futuro de Europa en los Próximos 100 Años»

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.