EuroSocialCapitalismo

Es un concepto, a desarrollar sin duda, pero desde la socialdemocracia europea se ha de comenzar a perfilar un sistema alternativo de desarrollo económico, que nos devuelva a la senda del crecimiento.

Las medidas tomadas por el Consejo Europeo, y por los pusilánimes “líderes” de los gobiernos europeos, Europa futurosometidos al diktat de Angela “cáncer” Merkel, están llevando a Europa al desastre. El cansino y machacante mantra de que hemos gastado más de lo que hemos podido y que nos hemos creído ricos durante una década (y no me refiero solo a España), han hipnotizado a millones de europeos y europeas, que nos hemos terminado por creer una mentira amplificada por los gobiernos y llevada a cabo por el sistema financiero, especialmente por la parte más afectada de esta recesión, como lo es el sistema bancario. Víctimas de su propia avaricia, ante un flujo de dinero barato durante casi una década, proveniente principalmente de Alemania.

Es increíble que mientras que en EE.UU. están saliendo de la crisis con un proyecto económico netamente keynesiano, aquí sigamos constriñendo el sistema público y cercenando derechos en aras de la eficiencia, el ahorro y el cumplimiento del déficit; ya que los ciudadanos hemos sido unos derrochadores, algo que a todas luces es mentira. Los grandes derrochadores han sido los bancos y las cajas durante el boom inmobiliario, y el gran problema de España es la deuda privada del sistema bancario, no el de la deuda pública. Este y no otro es el gran engaño al que estamos sometidos.

Los grandes esfuerzos del BCE de poner dinero en circulación para sanear los bancos (un billón y medio de euros), en España han sido utilizados para provisionar las posibles pérdidas de 2012 y ¡2013!, por lo que no ha llegado ni un sólo euro a la economía real, especialmente a pymes y a emprendedores. Por lo tanto vivimos en un círculo vicioso, que provoca destrucción de empleo y nulo crecimiento, el aviso del FMI de ayer no deja lugar a dudas a ello.

Pero lo que más me preocupa, es que salvo Hollande en Francia, nadie en la socialdemocracia europea se levanta contra este sistema endogámico que nos lleva a la autodestrucción de nuestro modelo económico-social. Por supuesto que hemos de sostener un sistema de libre mercado, pero con normas regulatorias no nacionales. La globalización exige nuevas formas y nuevas instituciones. La ONU o el FMI no están preparadas para ello. Es el momento para que desde la Unión Europea se impulse un modelo de gobernanza económico mundial que regule, al menos, los flujos financieros en Europa, que se graven con tasas y multas los movimientos especulativos contra las bolsas y las deudas soberanas, especialmente para reconducir a la economía hacia un sistema productivo de alto valor y no financiero en Europa.

Y digo que empecemos en Europa, porque hay una pléyade de países, comandados por China, Rusia e India, que no verán esto con buenos ojos, por no hablar de uno de los sitios más “blanqueados” de Europa, la “city” de Londres, auténtico lavadero de todo el dinero sucio de cierto lugar de la Europa del Este.

Y es que por algún lado hay que empezar, Europa ha de tomar una decisión que construya un muro de defensa, que sin duda originará problemas, pero al menos podrá cortar el flujo constante en las bolsas de 24 horas de movimientos especulativos sin fin, y de paso con la recaudación obtenida se podría financiar parte de los 7 planes que plantea la Estrategia 2020, especialmente en lo que a cuestiones sociales y de educación se plantea.

No tenemos mucho tiempo, ni tenemos una voz unificada en el escenario internacional, pero tenemos la obligación de marcar un camino que los demás puedan ver y seguir. Europa tiene y puede ser el camino de la transparencia y la gobernanza económica mundial, a pesar de que en la Comisión confundan eGovernment con gobierno abierto.

Hay un largo camino por recorrer y espero que el PES lidere este discurso: nos jugamos nuestro futuro. El sostenimiento de un sistema político social que necesitó de una Guerra Mundial, para abrirnos los ojos. Ahora estamos viviendo la I Guerra Financiera Mundial y Europa la está perdiendo y está actuando sin respuestas, ni un modelo político que desarrollar, a pesar del Tratado de Lisboa y la Estrategia 2020, que están siendo sistemáticamente escamoteados del debate nacional sobre la crisis en cada punto de Europa.

Esperemos que resurja un liderazgo y una contraposición a la dictadura de Merkel en las instituciones europeas. Yo intentaré poner mi granito de arena cada vez que pueda, en los modestos lugares en los que puedo actuar y en este pequeño altavoz que es mi Blog.

Europa tiene futuro, pero hemos de creer y actuar activamente en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.