Nuevo rumbo, nuevo liderazgo

, hay otro camino, otra senda para construir Europa y salir de la crisis, sin agotar a la ciudadanía con el desmantelamiento de nuestro sistema, en base de recortes sinfín que no responden a una estrategia de futuro, ladrillos_para_construir_la_ue-29382sino a una condena del presente para las generaciones futuras.

A esta germanización de Europa que nos obliga la dictadura de Merkel, ya se están alzando voces muy críticas de que este no es el camino. Hay que marcar una raya que limite la actual contracción del crecimiento europeo, en aras de la bonanza económica de la que goza Alemania, gracias a las penurias de sus socios europeos, que consigue que le financien hasta el interés de su deuda soberana, mientras roba el capital humano de los países periféricos. ¿Qué le pasará a Alemania, cuando vea sus fábricas repletas de stocks, porque en Europa nadie puede comprarles, y evidentemente sus caros productos no van a poder ser vendidos en los competitivos y baratos mercados asiáticos?.

Hoy, el antiguo Presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, lo ha dejado muy claro: dado que el eje París-Berlín, está totalmente desfasado por la claudicación de Sarkozy ante Merkel. [Visto en retrospectiva, da la impresión de que nunca hubo un duopolio llamado Merkozy, sino un intento del Presidente francés de apuntarse al carro, en vísperas de sus elecciones presidenciales]. Retomo la cuestión, Prodi indica que sin factores de crecimiento (basados en la Estrategia 2020) difícilmente podremos salir de esta crisis, y que para ello hay que retomar el pulso de la Unión sin Alemania, que lleva otro camino, particularmente nacionalista y antieuropeo; y que en este contexto ha de nacer una nueva alianza entre Italia, Francia y España, los países que están llamados a rediseñar el sentido político de la Unión y a definir un nuevo eje, que se aleje de unas medidas que tras 4 años, de restricciones y apuntalamientos de la banca que no se reflejan en una recirculación del dinero en la economía real, dado por el BCE, y que apueste claramente por el crecimiento, independientemente de quién sea el ocupante del Elíseo el próximo mes.

De hecho, Italia y España, ya han recortado bastante, siguen siendo castigadas por los mercados, y en mi opinión es porque se nos ha hecho enfrentarnos entre nosotros, bajo el yugo del rescate sempiterno en nuestras cuentas. En estos momentos, si hay un modelo a imitar es el que está siguiendo Obama en EEUU, totalmente postkeynesiano, y que le está dando resultados.

Ha llegado el momento de olvidarnos de las viejas alianzas y de crear una nueva, que no socave más los cimientos de la Unión, y que se vuelva a cumplir lo que dice el Tratado de Lisboa, y que se hagan respetar las instituciones de la Unión, volviéndole a dar el protagonismo que se merecen a la Comisión, y especialmente al Parlamento Europeo.

Tenemos una oportunidad de revertir la situación. Espero que los líderes de estos tres países sepan ver la oportunidad, y será mejor cuanto más plural sea esta nueva troika, que pueda impulsar el crecimiento a nuestros países y devolver la confianza ciudadana al proyecto europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.