La Cultura en la Agenda de la Presidencia Española de la UE

euroculture

En un anterior post indicaba que la Cultura estaba totalmente desaparecida de la agenda política de la Presidencia de turno que le toca a nuestro país para este primer semestre de 2010. Bueno, aunque así pudiera parecer, a tenor de lo que fue avisado como avance de las líneas maestras de los ejes centrales de la Presidencia que se marcaron desde La Moncloa (y publicado en su web) y aparte de las actividades culturales con las que se vienen “trufando” las presidencias desde tiempo ha. Parece, al fin, que ello no va a ser así.

Quiero hacer especial hincapié en lo que considero un grave error: iniciar el Semestre con una “elitista” gala en el Teatro Real no es la mejor forma de hacer llegar la importancia de la agenda europea al resto de la población, debería haber una serie de actos más accesibles y multitudinarios que permitieran acercar el contexto y la importancia de un evento de estas características para un país como el nuestro, más aún, teniendo en cuenta que bajo nuestra Presidencia se pone en marcha el Tratado de Lisboa -.

Bien, dicho esto quiero compartir contigo estimado lector/a lo que va a suponer esta Presidencia para la Cultura en el marco europeo. Según el Programa Operativo de las formaciones del Consejo en lo tocante a la cultura, está previsto que durante este semestre se tomen o refuercen las siguientes iniciativas, según los objetivos de la Agenda Europea de la Cultura:

  1. Reforzar el papel de las industrias culturales y creativas dentro de la Estrategia de Crecimiento y Empleo, Europa 2020.
  2. El desarrollo de la identidad cultural europea (este sigue siendo el tópico recurrente de todas y cada una de las Presidencias europeas de los últimos 20 años, y de la Comisión, por supuesto).

Por otro lado se introducen otros dos objetivos alineados con el Plan impulsado por la Comisión:

Se estudiarán los efectos de la aplicación de los Fondos Estructurales a la cultura y el fomento de ésta como factor de desarrollo regional y local a través de algunas iniciativas, ya adoptadas, como la Capital Europea de la Cultura, y futuras, como la Etiqueta del Patrimonio Europeo.

Y además se determinará el potencial que las industrias culturales y creativas tendrán en el futuro Libro Verde  a través de los estudios previos que se están llevando a cabo por la Comisión y el Consejo. Además, la  Presidencia Española trabajará en los contenidos culturales en línea, así como en el fomento del cine europeo.

Sobre estas tres últimas cuestiones. En el primer caso, nada nuevo bajo el sol. El recurso a hablar de patrimonio y capitalidad Europea de la Cultura es un recurso habitual de la Comisión y de los socios europeos, cabe recordar aquí el poco peso de la Dirección General de la Cultura en la Comisión, y lastre histórico que las políticas patrimonialistas han tenido en el contexto europeo (recomiendo la lectura de un anterior post mío al respecto, del que surge este nuevo).

Sobre la dos siguientes una noticia buena y una mala, apriorísticamente claro. Cabe destacar el esfuerzo de la Presidencia por incluir en la Agenda el futuro papel de las industrias culturales (y creativas) en el Libro Verde que se está diseñando y que establecerá el diagnóstico de situación del papel de la industria cultural en un contexto europeo por primera vez desde la UE. Hemos de entender que se tiene prevista la elaboración de un futuro Libro Blanco, que establezca políticas, agenda  y financiación sobre este sector, que sin duda ha de ser uno de los objetivos prioritarios que permita una inversión del sistema de productividad en Europa. Es este sin duda un sector en el que difícilmente se le puede hacer sombra a la Unión Europea.

Esa es la buena noticia, la mala (apriorísticamente) es sin duda el cariz que el Ministerio de la actual responsable de Cultura, le pueda dar a lo que la agenda española llama “contenidos culturales en línea”, escalofríos me dan lo que el tándem Sinde/SGAE puedan influenciar al respecto. Para finalizar me gustaría saber que papel puede jugar la ínclita Ministra de Cultura en la definición del cine europeo (¿existe un cine europeo como tal?, será la industria, porque como resultado de un lenguaje fílmico concreto, afirmo rotundamente que no), cuando el mes pasado la Comisión dio al traste con toda la política de apoyo público a nuestro cine (cosa de la que no me alegro, me preocupa y a la par nos pone en la antesala de que en algo estamos herrando de forma manifiesta). Nuestro sistema de protección del audiovisual español, además de antediluviano está totalmente desalineado tanto con los gustos del público, como con el sistema de producción cinematográfico actual; y difícilmente puede ser un referente en la industria cinematográfica europea. Esta cuestión puede ser una gran rémora que impida dar un impulso a cualquier cuestión que pueda intentarse desde la Presidencia.

Lo mejor, sin duda, es que hay agenda para la Cultura, escasa pero con un hito importante: avanzar en el contexto que las industrias culturales y creativas tendrán en la definición del Libro Verde de la Cultura en Europa. Yo al menos, me conformo de momento con eso. En las 4 Presidencias de los dos años anteriores no hubo nada; y es la primera Presidencia Española que se fija objetivos mensurables en materia cultural en los próximos 6 meses.

Estaremos expectantes e informaremos sobre los posibles resultados que se puedan dar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.