Carta abierta al Futuro Presidente del Gobierno

Perdón por un título tan manoseado y tan visto, pero es que a veces uno tiene la necesidad de lanzar a los cuatro vientos una idea que nos de fe en el futuro. En múltiples conversaciones con amigos, familiares y conocidos, visionariosurge una y otra vez la tan temida pregunta, tras criticar la acción del gobierno: y tú, ¿qué harías?

Pues bien, yo no tengo recetas mágicas, pero si intuyo por donde van los derroteros del futuro y lo que nos jugamos en ellos. España que aspiró a ser un rolplayer mundial, no ha podido serlo, debido al batacazo económico, fruto de un desacertado e insostenible sistema productivo, que nos estalló en las manos en la pasada década.

Asumiendo esa premisa, y que en un futuro debemos optar por un modelo diferente, basado en formas, conductas y storytelling diferentes, dejando atrás tanto partidismo e ideología de salón, lo que toca ahora es hacer un plan de desarrollo a 20 años vista, algo que exige coraje y gobernar, que no administrar, el Largo Plazo, tan denostado y perdido en la acción política de los últimos lustros.

Ello supone, que nuestro futuro Presidente ha de asumir que no puede gobernar el corto plazo, y me temo que también el medio plazo. No le quedará más remedio que administrarlo, y será como le indiquen los mercados, no como lo quiera hacer él.

Hago aquí un inciso, para ganar tiempo al presente, hace falta reforzar la Unión Europea, desarrollar un espacio para una política fiscal y económica única, que espante a los especuladores del entorno de nuestras sociedades. Europa ofrece demasiados resquicios y demasiados puntos flacos, y cualquier depredador económico sabe dónde y cuándo hacer daño.

Dicho esto, y teniendo en cuenta esto, el futuro de la acción de Gobierno (que no de administración de gobierno) queda a expensas del futuro que se quiera dibujar. Y este pasa por un eje que se llama Educación e I+D+i.

Ahora, más que nunca, es el momento para apostar por la Educación, pero por favor, ahórrese el dislate de comenzar con disquisiciones ideológicas del tipo: religión sí, religión no o educación para la ciudadanía sí o no. Vamos a hablar de cosas serias. Se trata de hacer un sistema que prime la calidad y la apuesta por un sistema futuro que prepare a las próximas generaciones para ser la vanguardia de la investigación en el mundo (Todo tipo de investigación, no sólo tecnológica). Para ello es necesario:

  • Reformar, de verdad, el sistema universitario español. No tiene sentido que haya más de 50 universidades públicas en España, y que obedezcan a un modelo territorial. El modelo universitario ha de ser sectorial, obedeciendo a las demandas del mercado, siendo muy flexible y proactivo ante las demandas que exigen los nuevos entornos competitivos mundiales y por supuesto, estableciendo espacios de estudio e investigación, que no aportando nada a los mercados, aporten al conocimiento colectivo como sociedad; especialmente en el campo de las Humanidades.
  • Acabar con la figura del funcionario-profesor. Un profesor universitario no puede tener una plaza para toda la vida, por haber aprobado un examen; es una auténtica barbaridad. Aunque se regule el sistema de acceso por un sistema objetivo y transparente, la permanencia en su puesto docente ha de ser supeditada a la evaluación de su desempeño, por equipos multidisplinares e internacionales, ajenos a la institución en la que trabaje, mediante unos objetivos de desempeño claros, tangibles y verificables. A su vez, sería necesario, que una serie de profesionales de la docencia universitaria, vinieran del mundo laboral (público y privado) para llevar una realidad más práctica a los futuros profesionales que se forman en las universidades.
  • Por tanto, hace falta desarrollar un Campus Único verdadero, donde no se pierda el talento, y a quienes más valen se les de, verdaderas oportunidades de desarrollar su potencial: ellos y ellas serán la vanguardia futura del país. Desarrollando un sistema que funcione como un Erasmus interno en España y que les prepare para estudiar fuera desde el principio, para aprovechar las oportunidades del Erasmus, y de los convenios que España tiene para estudiar en universidades extranjeras. Hay que estimular más que nunca la meritocracia, y que nunca nadie por motivos económicos o sociales, no pueda desplegar todo su potencial.
  • Invertir en más infraestructuras y tecnología a disposición de la universidad, así como en más profesorado, y por tanto bajar ratios, aumentar la relación profesor-alumno y crear espacios de innovación social dentro de la Universidad, y
  • Establecer un Pacto de Estado para desarrollar un sistema de Secundaria y Universidad que garantice un sistema no cambiante en 10 años (y en continua revisión) ajeno a las batallas políticas de los grandes grupos parlamentarios, para garantizar un sistema viable, al igual que se hizo con el Pacto de Toledo para la reforma de las pensiones. Si las pensiones son importantes, más lo es el recurso imprescindible de una nación: su Ciudadanía.

En cuanto al I+D+i, que les voy a decir, a Europa no le va a quedar más remedio que competir por desarrollar productos y servicios de alto valor añadido, por cuanto ni somos productores de energía, ni de materias primas y no somos nada competitivos en la facturación de bienes no tecnológicos. Por tanto la visión y la misión del futuro Gobierno de España ha de estar supeditada a la gestión de un sistema de investigación que mire al largo plazo, en temas que aún hoy están en ciernes.

Todo el mundo ha querido copiar el modelo de Silicon Valley, pero en España tenemos otras oportunidades. Reforcemos el sector de las energías renovables y su I+D, ahí tenemos potencial, así como en todo el desarrollo de investigaciones relativas al tratamiento de alimentos y en el campo de la biotecnología. Por lo tanto habría que reforzar estos campos, aumentando considerablemente esta partida, y no camuflándola en las partidas de I+D de proyectos del Ejército, que también son necesarios, pero que no están destinados a cambiar y mejorar la vida de la ciudadanía.

Por lo tanto, le propongo señor Presidente que sea osado, muy osado. Le propongo que lidere la puesta en marcha de un Quantum Valley deslocalizado por toda España. El futuro tecnológico de la humanidad pasa por dominar la naturaleza cuántica de la materia, con aplicaciones inmediatas en el hardware, la medicina, la energía y la tecnología militar. Ahora es un futuro en ciernes, con algunos laboratorios de investigación teórica y algunos prácticos en EEUU y Asia, siendo el referente mundial de este campo de investigación el CERN de Suiza, donde España participa. Pero lo que yo le propongo, es crear desde institutos de investigación teórica de Física Cuántica, a laboratorios experimentales, para que no solo retengamos talento, sino que lo podamos atraer desde el exterior.

Esto significa hacer una apuesta para ganar el futuro, a costa de perder el presente, pero a veces esa es la solución para avanzar como sociedad.

Y sí, lo se, esto significa un mandato más que posible de cuatro años, ya que no gobernaría con los sondeos demoscópicos en la mano, sería un Presidente de visión de largo plazo, algo que no conocemos los españoles, pero que creo que nos merecemos. Para emprender un viaje así, no solo hace falta que se lo crea usted, sino la cúpula de su partido, y lo que es más importante, que se lo crea la pléyade de asesores que le arroparán en Moncloa, que le hace estar más lejano del día a día de la ciudadanía.

Nos jugamos el futuro, pero no sé futuro Presidente, si sabe de lo que estoy hablando.

A su entera disposición.

PD: Esto es una reflexión a vuelapluma, en la que hay muchos temas que discutir, que limar y que desarrollar. Se trata tan sólo de indicar un camino a seguir, que cambie la dirección y el rumbo errático de nuestro país en el contexto internacional y pensando en las generaciones del futuro: nuestro mayor tesoro.

One thought on “Carta abierta al Futuro Presidente del Gobierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.