EL Europarlamento pone firme a la Troika

En multitud de ocasiones oigo, leo, percibo que la Unión Europea sigue viéndose como algo lejano, tenebroso, que actúa ajena a los intereses ciudadanos. Como en toda troika-360x239institución democrática con su corpus legislativo, judicial y ejecutivo hay claros y oscuros; y máxime en una que no termina de dar con la forma definitiva de existir. Pero en la UE hay una estructura que se encarga de defender los intereses de la ciudadanía por encima de otras: se trata del Europarlamento. Un parlamento, que en comparación con los parlamentos nacionales no tiene la capacidad de maniobra de estos, pero tiene instrumentos para hacer un papel más que digno. Algo que depende de la capacidad de nuestros representantes en la eurocámara.

El pasado 17 de diciembre de 2013, se presentó en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios un Proyecto de Informe de investigación sobre el papel y el funcionamiento de la troika (BCE, Comisión y FMI) en relación con los países receptores de la zona del euro [(2013/2277 (INI))]. El documento no es baladí, porque sus impulsores son dos europarlamentarios de los dos grupos principales partidos de la cámara: el representante austriaco del Partido Popular Europeo, Othmar Karas y el representante francés del Grupo de Socialistas y Demócratas Europeos, Liem Hoang Ngoc. Esta investigación está realizada a instancias del Europarlamento, definida como un procedimiento de iniciativa estratégica, que está a la espera de la decisión de la propia Comisión que lo ha iniciado, tras su presentación y discusión en la misma. Para localizar el Dossier, está designado como ECO/7/14607.

El documento es demoledor contra la Troika, y pone en un brete a la propia Comisión Europea, en tanto que ha sido una marioneta en manos del BCE y del FMI. La Comisión dio la necesaria pátina de legitimidad aparente, para una ¿institución?, ajena al Tratado de Lisboa, como la mayoría de los instrumentos financieros aprobados en el seno de la Unión durante el tránsito de esta llamada Gran Recesión. Es el caso del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o del Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la UEM (TECG), totalmente ajeno al acervo jurídico de la Unión. Ambos artilugios creados por el Consejo Europeo, que lleva años maniatado por las exigencias de Berlín, y totalmente alejado de las necesidades reales de la población europea, que tantas veces recuerda el Europarlamento.

Recomiendo sinceramente la lectura del documento, porque es todo un rapapolvo a la Troika, y no está hecha por grupos parlamentarios radicales, sino por los grupos mayoritarios (si bien es verdad que sería conveniente que los parlamentarios eleven las protestas también a sus respectivos gobiernos, para que haya un cambio real en las políticas y decisiones del Consejo Europeo).

Entre otras cuestiones denuncia lo siguiente:

Punto 12: Denuncia la falta de preparación de las instituciones europeas y del FMI para afrontar una crisis de deuda soberana como la que se está viviendo.

Punto 14: Lamenta la falta de transparencia en las negociaciones del Memorándum de Entendimiento (MeU) de las ayudas realizadas a Grecia, Irlanda y Portugal y a los otros países que pidieron ayudas (incluida España). Lo cual tiene repercusiones negativas sobre los derechos de la ciudadanía.

Punto 15: Lamenta que las recomendaciones del MeU se alejen de las metas de la Estrategia 2020 y por lo tanto de un crecimiento futuro.

Punto 16: Lamenta que los programas para Grecia, Irlanda y Portugal incluyeran fórmulas detalladas para la reforma de los sistemas sanitarios y de recortes de gasto, contraviniendo expresamente el artículo 168.7 del TFUE, que señala que las competencias de política sanitaria son exclusivas de los estados.

Señala además como inaceptable, el actual desempleo juvenil derivado de esta situación y de la desigualdad que se está instalando en el seno de estos países, y recuerda que el entramado institucional no está lo suficientemente definido, especialmente el papel del BCE.

Y recuerda en el punto 35, la escasa responsabilidad democrática de la troika en relación con los gobiernos nacionales.

Este informe recuerda la necesidad de que todas las decisiones de la Unión Económica y Monetaria sean tomas en relación con el Tratado de la Unión Europea, dado que cualquier otro tipo de instrumento debilitan y dividen a la Unión y recuerda que el MEDE ha de dar cuentas ante el Parlamento Europeo como depositario de la soberanía ciudadana europea.

Y se decide que este informe, una vez ratificado en el Parlamento Europeo (en los próximos días) sea elevado al Consejo, la Comisión y el Banco Central Europeo.

La cuestión es, ¿nos enteraremos los ciudadanos europeos de una decisión de este calado en el seno del Europarlamento, en alguno de los telediarios nacionales de máxima audiencia de los 28? Ya sabes la respuesta.

Y después de esto, ¿sigues pensando que el Europarlamento es ajeno a ti? ¿No vas a reaccionar y tomar una decisión que lo consolide como tu voz en Europa?

En mayo hay Elecciones Europeas, y de tu acción se producirá una decisión, que llevará a una reacción, que influirá en tu vida de cada día. ¿Qué vas a hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.