¿Feliz? Día de Europa

Hoy se conmemora el Día de Europa, el 9 de mayo. Debería ser fiesta en toda la Unión. Un día para celebrar, lo que esta época de paz y solidaridad ha traído a un territorio vejado históricamente por derramamientos de sangre y odio entre vecinos colindantes.

Hoy debería ser un día de hermanamiento, de banderas azules y de empoderamiento de quienes conforman la Unión Europa: sus ciudadanas y ciudadanos. Pero no, desde los20150506_Dia_Europa 70 del pasado siglo, lo que se empoderó fueron mercancías y bienes de todo tipo y se olvidaron de lo principal: las personas.

Seguimos sin tener una opinión pública europea, nadie siente que pertenece a algo superior, algo que se ha construido sin derramar sangre, que pese a sus defectos, ha desarrollado una zona de progreso como jamás se ha visto en la historia de la Humanidad. Pero en un día como hoy, con casi una década de crisis a la espaldas, con una población vejada por los poderes económicos (especialmente en el Sur), ultrajada por la troika y con unos ¿líderes europeos? [¿Existen?], entregados a Frau Merkel. Con una socialdemocracia que claudicó con los cantos de sirena de aquel neoliberal disfrazado de laborista llamado Tony Blair, con su gurú Giddens a la cabeza. Sinceramente, queda poco que celebrar.

No reconozco a las instituciones que operan hoy, porque muchas de ellas, se alejan de los principios del Tratado de Lisboa. Es más, toca desempolvar el Proyecto del Tratado Constitucional y reivindicar una Europa de los Ciudadanos y no un Mercado Común ampliado, que es lo que tenemos ahora.

No es tiempo de viejas y estúpidas reivindicaciones autárquicas que afloran por doquier. Construir una sociedad planetaria comienza en Europa, superando dogmas y localismos, superando el miedo a la incertidumbre y a un futuro que está más abierto que nunca. No podemos claudicar ante los mercados, las multinacionales y ese manido, anticiudadano y fisiocrático concepto de la gobernanza.

Pese a que no lo parezca, ha llegado el momento de construir la Europa de la Ciudadanía.

¿Seremos capaces de afrontar este reto colectivamente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.