¿Señales del No-Futuro?

sdelfut1

La nueva película de Alex Proyas es un salto al vacío, dado el frustante final. La verdad es que combinar razas alienígenas y un refrito sobre la Cabala y la Numerología a estas alturas de la creación audiovisual al uso, no deja de ser un ejercicio de riesgo y voyeaurismo condenado a la revisión de películas de género (terror y sci-fi) de refilón.

Para un seguidor, en la distancia, de la carrera del director australiano (que nació en Egipto), este film ayuda a comprender su gusto por la puesta en escena y de ambientes opresivos desde un punto de vista psicológico, tal como se vió en la decepcionante El Cuervo (The Crow), o en la muy recomendable Dark City de 1998. Con esa película creí firmemente que estábamos ante alguien que iba a aportar un nuevo lenguaje fílmico a la ciencia ficción, cuestión que me dejó claro que no, con la alimenticia I, Robot (basada en el libro de Asimov); que más bien parecía un film orquestado por Michael Bay (Director de blockbusters).

Si en Dark City la atmósfera, el reparto y el clímax, mostraban una soberbia conjunción de elementos para ofrecer un nuevo patrón al género, Proyas en Knowing (el título original de la película en inglés) sale exhausto, a pesar de crear momentos tenebrosos y tensos que ayudan a que la película te reenganche a una historia que pierde fuelle en muchas ocasiones. El score efectista (y muy trillado en el género) de Marco Beltrami es una pieza más de un buen ensamblaje (Hay que reconocer que la factura técnica del film es excelente).

Pero… Todo falla en el resultado final. No voy a analizar la historia (hay muchas páginas web que resumen de que va), ni siquiera el casting, flojito con un Nicolas Cage que se repite (¿Donde se esconde el actor que fue capaz de hacer papeles inolvidables como en Moonstruck, Wild at Heart o Leaving Las Vegas?) en las últimas películas de forma insoportable. Tampoco ayuda el reparto infantil, salvo la inquietante niña, protagonista de la historia inicial, o la aparición de “los extraños”.

[Atención SPOILER] Lo que es verdaderamente enervante es el estrámbotico final, que creo que no convence ni a creyentes del Libro, ni a ateos militantes (y todo lo que queda en medio). La verdad es que hacernos creer que lo que estamos condenados a vivir es una especie de pesadilla vital, de condena espiral, donde todo empieza y todo acaba en una conjunción Génesis-Apocalipsis eterna. Vamos, se trata de un homenaje de la película “Atrapado en su pasado“, pero sin su humor, sin su ironía, sin su gracia, sin su chispa (Genial la película de Harold Ramis, protagonizada por Bill Murray). Proyas acaba lo que pudo ser una buena película de género con un rocambolesco final, nada creíble, donde la raza humana, queda reducida a un experimento de laboratorio de una raza superior, que vela por nuestra continuidad en el Universo para su solaz divertimento.

En fin si quieres ver unos buenos efectos especiales y unos cuantos golpes de efecto bien logrados, sin duda te gustará, si quieres ver una película de terror o de ciencia ficción, ni lo uno, ni lo otro, se trata de un extraño pastiche. Yo, por destacar algo, me quedo con el accidente de avión, la sensación es tan vívida, que resulta difícil de digerir.

Espero vuestras opiniones… (Nota 2 sobre 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.