UE y políticas culturales: Una cita en Madrid

El pasado día 15 de abril se celebró La Rencontre de Madrid, encuentro organizado por la Asociación Europea de las Ciudades y Regiones de Europa por la Cultura, “Les Rencontres“. Organización en la que tuve el honor de Madrid visuel defparticipar y ser un miembro muy activo, en nombre de la institución que representaba: la Diputación de Granada. En el primer lustro de esta década, se impulsó la edición del Libro Verde de las Políticas Culturales en Europa. Fue un claro intento de dar voz a las tradicionalmente olvidadas instituciones de la UE: los ayuntamientos y las administraciones intermedias.

Fueron muchos los encuentros y las reuniones, los debates, los borradores y las puestas en común que desembocaron en aquel texto. Ahora, en 2010 la red está a punto de culminar el siguiente paso: el Libro Blanco, con propuestas concretas, y me consta que la Comisión está pendiente de lo que resulte de este esfuerzo colectivo de tantas personas involucradas, desde tantos rincones europeos. Este no será el único texto, ni las únicas conclusiones. Son muchas las organizaciones que trabajan el sector cultural en el espacio europeo (menos mal), pero sin duda aportará una interesante visión sobre lo que se hace en la Unión, desde una perspectiva distinta. Ademas “Les Rencontres“, aporta una visión especial al ser una organización que aglutina a las que fueron, son o serán (o aspiran a ser) Capitales Europeas de la Cultura.

Y de eso fue la reunión de Madrid: de Libros Blancos y de Capitales Europeas de la Cultura. o por ser más precisos de aspirantes españolas y polacas a serlo en 2016. Al amparo de la Presidencia Española de la UE se produjo esta reunión (a la que  fui invitado a la misma, al haber sido miembro del Bureau y del Comité de esta organización durante 4 años), donde estuvieron presentes 11 candidatas españolas y 5 polacas; y por cierto con un desfile de alcaldes y altos representantes de las ciudades.

Esto demuestra que lo europeo interesa. Que lo europeo se identifica con modernidad, con tolerancia, con valores de cohesión social. Estos son epítetos sistemáticamente utilizados por todas las candidaturas. Por supuesto que también están los intereses políticos, que ven en esta oportunidad, la posibilidad de desarrollar nuevos proyectos futuros de ciudad. Proyectos que vienen construyéndose desde hace meses y años, por lo que eso es ya positivo: La Política Cultural como factor de Transformación Urbana y Social. Esto es ya un gran avance en sí. Demuestra que otro tipo de ciudad y de política social se puede desarrollar, sin los tan manidos códigos políticos al uso.

Pero la cuestión es que, aparte de los avances sobre el Libro Blanco, se oyeron cosas muy interesantes en esta reunión. Sin duda todo estuvo alrededor del desarrollo del interés por visualizar lo que realmente significa el cambio de paradigma político en el que nos encontramos; es decir, el cambio de sistema que se está produciendo en muchos aspectos de nuestras sociedades y del sistema económico. Éste, en la actual situación, aparece más como una operación cosmética, que como un verdadero cambio. Hay que introducir cambios profundos en las relaciones comerciales y culturales existentes.

No olvidemos que eso que llamamos la Revolución Digital, para que pueda ser llamada así en los libros de Historia ha de implicar un claro objetivo: será una revolución, si aparecen nuevos procesos y bienes que hacen a su vez desaparecer viejos procesos y viejos “bienes”. No es una idea original mía, Schumpeter escribió mucho acerca del significado del cambio revolucionario.

No nos olvidemos, que estamos ante el fin de los soportes culturales que tradicionalmente han mantenido la economía de las industrias culturales, han dejado de ser importantes, todo es manipulable, transformable, y esto es un problema al cual los mercados no sólo no se han acostumbrado, sino que además ni siquiera se lo plantean aceptar (son cuestiones inherentes a los fines de ciclo). Vivimos en la Economía de la Atención (se trata de atraer la atención de forma efímera, pero que produzca altos beneficios). Esta Economía Ubicua no está preparada para sobrevivir, es demasiado cambiante, en ciclos constantes de 24 horas, ante un cambio cultural no económico.

Mientras que eso llega y tras un interesante debate entorno a estos conceptos, tuvimos la oportunidad de vivir un interesante cruce de ideas mediante el proceso Pecha Kucha, en el que varias instituciones dieron muestras de conceptos 2.0 y de participación activa ciudadana, de políticas culturales en sus respectivos territorios y además, tuve la oportunidad de vivir la presentación de todas las candidatas, las 16 a la vez, en una presentación conjunta de las 16, magistralmente dirigidas por el gran Lluis Bonet.

Al final, las acciones que está llevando a cabo la Presidencia Española sobre políticas culturales están siendo más que decididas, a pesar de mi inicial decepción por la ausencia de una agenda concreta, que posteriormente fue modificada y con una agenda más que adecuada a la capacidad de un semestre de acción política; y que ha desarrollado acciones como el Foro Europeo de las Industrias Culturales.

Ya sabéis, estimados lectores/as que uno de mis lemas es Más Cultura: + Europa.

Por cierto el acto fue clausurado por Carlos Carnero, Embajador de España para la Presidencia Española. Otro elemento más del valor formal que esta Presidencia está dando a la cultura.

2 thoughts on “UE y políticas culturales: Una cita en Madrid

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.