Blockchain: el disruptor para la transformación corporativa

La era de la transformación digital (lo tecnológico es una fe, más que una moda) se ha convertido en un placebo para hallar todos los males que podemos purgar de cualquier organización, ¿pero qué hay de cierto en esta afirmación? Prácticamente, mucho ruido y pocas nueces. El gran reto es la transformación corporativa, un cambio del modelo de cultura interna de la organización, la tecnología es una suerte de excusa para no llevarla a cabo. Y el blockchain es el disruptor que puede poner en marcha el proceso.

La ciudadanía-prosumidora está cambiando la gestión de las relaciones desde la óptica de las instituciones y de las empresas (mucho más avezadas y capacitadas para esta tarea). Los conceptos del Marketing 4.0 o de la Web 2.0 se antojan lejanos (e incluso arcanos) ante el despliegue tecnológico actual y el que está por llegar. Es el momento de comenzar una hibridación de las capacidades tecnológicas actuales con la percepción del valor de la marca y la empatía que esta origina. Estamos en el territorio de las emociones y las percepciones de la posverdad. Un flujo difícil de aprehender en esta marea acelerada de la infoxicación recurrente en la que vivimos.

Por ello, urge tomar decisiones disruptivas que vayan en otras direcciones y que refuercen la confianza entre los “actores” que intervienen en un escenario concreto. Un cambio corporativo en la relación con los usuarios que identifique una dirección de futuro y señale un nuevo rumbo a otros operadores. Exige un modelo de gestión que genere confianza, que sea inalterable y que cree una fuerte vinculación con los valores de la marca o de la cultura de la compañía o la institución.

Las tecnologías de registro distribuido (DLT) con el Blockchain al frente se configuran como una oportunidad y una necesidad para provocar ese cambio cultural que alinee expectativas y necesidades de todos los actores que intervienen en el tablero social y económico. Dado que el blockchain es una tecnología muy reciente, y muy ligada a las criptofinanzas, necesita pasar del actual “hype” al “ciclo de sobreexpectación” que se dará en el próximo trienio, con miles de aplicaciones y proyectos que usarán blockchain como parte de la solución, que no la solución en sí.

En efecto, el blockchain es junto al resto de las tecnologías de la 4ª Revolución Industrial una de las capas de las nuevas transformaciones corporativas, siendo a su vez la excusa perfecta para iniciarlas. La verdadera fortaleza de esta DLT es su capacidad para transformar y asegurar cualquier tipo de procesos y transacciones (y no los datos que los originan) y por lo tanto estamos hablando de desarrollar una nueva gobernanza corporativa que arrastrará a cualquier sector, mientras queda a la espera de quién lo liderará en cada nicho de mercado y en cada territorio.

La combinación de los servicios On-Chain (sellado de tiempo en el registro común y distribuido, registro de usuarios y transacciones inalterable, sistema de gestión de identidades y/o votaciones o la realización de pruebas de existencia – el aseguramiento de la cadena de valor de TODAS las transacciones) junto a los servicios Off-Chain (gestión de la reputación de TODO el sistema, las gestión del almacenamiento de los archivos generados, la autenticación de los puntos de intercambio mediante todo tipo de tokens y el aseguramiento de las pasarelas de pagos del registro), así como sistemas de seguridad externos al blockchain mediante oráculos que aseguren la calidad y validez inicial de los datos a intercambiar, son una oportunidad para “(d)escribir” nuevos formatos de legitimación social corporativa y de un nuevo tipo de reputación desconocidos hasta la fecha.

Por lo tanto, estamos ante la oportunidad de desarrollar un doble camino. De un lado la transformación corporativa por la adopción de una nueva tecnología que exige un nuevo relato y el desarrollo de una cultura corporativa para adaptarse a un futuro cada vez más complejo tecnológicamente y de otro, la posibilidad de generar nuevos productos y servicios gracias al desarrollo de nuevos interfaces, aplicaciones y proyectos que eran impensables hace 5 años.

Estamos hablando de plataformas que interactuen en el espacio físico, que permitan una auditoría permanente y transparente de los procesos y las transacciones a cualquier nivel y que aportan una seguridad reputacional nunca antes imaginada, para iniciar una transformación corporativa desconocida hasta ahora.

En 3CS Cambios Estratégicos, hemos preparado un producto preparado para que las instituciones y las empresas den ese salto al Futuro, ¿estás preparado?, ¿hablamos?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.