Presupuestos 2014-20 de Europa versus Democracia y Gobernanza

Por desgracia, en el título del post están condensadas las tres grandes cuestiones que están más devaluadas en la (de)construcción europea actual. La cuestión es si la actual situación es un síntoma de la vorágine en la que vivimos. Este dilema pasa por una semana crucial en el Europarlamento, que en esta primera semana de febrero de 2013 se juega en Estrasburgo el futuro de Europa. Esta tarde se ha aprobado un presupuesto cameron_merkel_afpplurianual de 2014 a 2020 de 1 billón de euros. Es la primera vez en la historia de la Unión que un nuevo presupuesto es menor que el anterior.

¿Qué significa esto? De entrada, que se sacrifica la Estrategia 2020, es decir se sacrifica el futuro de la UE, con una estrategia para el crecimiento que habrá que redefinir y que no cumplirá con los objetivos pactados en su nacimiento.

Asusta la cifra de un Billón de Euros, ¿verdad? Pues no, es una cifra rácana para enfrentar el futuro de crecimiento de la Unión. Para empezar, sólo representa el 1% del PIB conjunto de los 27, o sea nada para crecer. Lo peor: en este momento, con ausencia de liderazgo y con unos líderes antieuropeos como Cameron, Merkel o polacos y escandinavos, todos los países van a intentar pactar sus “cheques” en solitario, y por lo tanto esto se va a convertir en un “sálvese quien pueda”. Vamos, el sueño de Margaret Thatcher hecho realidad.

Por lo tanto, y a pesar de Hollande y Francia por recordar los valores de solidaridad y futuro que representa la UE, su voz ha quedado ahogada, entre otras cuestiones por el escaso liderazgo de Van Rompuy y Barroso, que a pesar de su européismo, se deben a la disciplina del PPE y sobre todo de su “lideresa”, Angela “Cáncer” Merkel.

Con estos mimbres, difícil va a ser que la Unión cobre la dimensión política para ser el motor de crecimiento en los países europeos. Máxime cuando la Europa “rica” exige más sacrificios a la “pobre”. Y no nos equivoquemos, esta doctrina, tan alemana, ha servido para que Alemania a pesar de sus problemas y su endeble sistema bancario (sí, como lo leen), costee su deuda a costa de la periferia europea del Sur. Por lo tanto, para qué cambiar. Además Merkel se ha encontrado con una alianza contranatura en el seno de la UE. Una alianza que jamás hubiera sido posible, salvo por la actual coyuntura: El Eje Germano-Británico. Duele hasta escribirlo. El daño de Merkel a Europa, va a pasar una grave fractura en el futuro, máxime cuando quede establecida esta alianza de interés puntual, tal como nos traslada la BBC esta tarde.

Además se da la circunstancia, de que solo la voz del Presidente del Europarlamento Martin Schultz es la única de las instituciones europeas, que insiste en que este no puede ser el camino, que el camino ha de establecerse con un crecimiento basado en políticas prokeynesianas basadas en la inversión de lo público y la recapitalización de las pymes y de las personas.

Pero este no es el guión que se escribe en Bruselas y en las principales cancillerías. Vamos a tener que lidiar con los peores presupuestos de la historia de la Unión, con unas instituciones quebradas por el directorio impuesto desde Berlín, con una inane dirección como nunca se ha visto en la Presidencia de la Comisión, con algunas figuras clave para la influencia política de Europa heridas de muerte desde el principio, por falta de presupuesto e ineficacia política: léase la ineficaz gestión de Lady Ashton con el SEAE. Y podríamos seguir.

Seguimos estancados, porque no se avanza en la realidad de la Unión. Avanzar hacia una UE política y fiscal. De hecho el Euro instauró una Europa de dos velocidades, pero además existen otras posibilidades de clasificación de varias europas y varias velocidades. En 2014 tenemos Elecciones Europeas y es el momento de preguntar a la ciudadanía de qué quiere, obvio, pero con un pero. Estas elecciones han de hacerse bajo un prisma únicamente europeo, trazando objetivos europeos, y olvidándonos de focos nacionales en las elecciones más trascendentales desde la creación de las Comunidades Europeas. De ello depende el futuro, de un ideal, que lejos de morir, es más necesario que nunca.

El futuro de nuestras vidas, pasa por una Europa con más Democracia y una Gobernanza real y efectiva que nos equipare a todos. Y en este modelo el Eje Berlín – Londres está en las antípodas de lo que necesitamos. Es como si pusiéramos a un pirómano a vigilar un bosque en verano.

¿Seremos capaces de avanzar o avanzar hacia otros episodios vergonzantes de la Historia de Europa?

Es nuestro futuro, tu futuro, lo que está en juego. ¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.