Nace la Iniciativa Ciudadana Europea

La ciudadanía europea estamos de enhorabuena, dado que esta semana nacerá la Iniciativa Ciudadana Europea. La UE regulará un principio democrático de participación ciudadana en un Reglamento que ice (1)desarrollará el Artículo 11(4) del Tratado de Lisboa, en el que se recoge explícitamente que 1.000.000 de ciudadanos y ciudadanas, o más,  de un número significativo de estados de la UE podrán proponer a la Comisión que someta a estudio y aprobación lo que estos proponen en función del ejercicio de sus poderes ciudadanos (se cita la palabra “powers” en el texto original).

De hecho, la propuesta se viene gestando desde la aprobación del nuevo Tratado. El pasado 31 de enero finalizó el tiempo para la consulta pública en el que más de 300 organizaciones y especialistas fueron consultados al respecto con el fin de realizar un “draft” con el que trabajar para buscar una postura común y afinar al máximo en los mecanismos que se van a desarrollar.

Este “draft” estará referido a las cuestiones que no están desarrolladas por el artículo mencionado anteriormente y que ha quedado adoptado como un Libro Verde que sirva a la Comisión, para desarrollar el Reglamento que ponga en vigor la iniciativa, cuestión que verá la luz en el primer trimestre del año 2011.

Las cuestiones básicas a las que se ciñe este proyecto de Reglamento han de observar los siguientes ejes básicos:

  • Deben firmarlas al menos 1 millón de ciudadanos de un número significativo de países de la UE.
  • Tienen que referirse a un campo concreto en los que la Comisión Europea tenga competencias, y
  • referirse a un asunto que los ciudadanos consideren que es necesaria una legislación europea para aplicar el Tratado de la UE.

Según la COM/2010-0119-1 a la Comisión, se establecen una serie de cuestiones que deberán ser estrictamente observadas en los trabajos a desarrollar por los autores del “draft” del Reglamento que se eleve a los órganos deliberantes de la UE.

Estos elementos necesarios de la propuesta, han de ser los siguientes:

a) La iniciativa ha de proceder de al menos 1/3 de los países miembros. Además ha de haber un mínimo de ciudadanos que la apoyen de cada uno de los estados miembros que la inicien.

b) La edad mínima de quienes la apoyan ha de ser correspondida con la edad mínima para votar en las elecciones europeas de cada estado miembro.

c) Se podrán utilizar procedimientos online para la recolección de apoyos, así como los estados deberán buscar vías para validar los procedimientos con el mínimo de burocracia necesaria, a fin de facilitar este procedimiento ciudadano.

d) La Comisión procederá a estudiar la iniciativa, una vez que cada uno de los Estados miembros haya verificado la validez de los apoyos en cada territorio. Una vez que llegue la propuesta a la Comisión con el total de los apoyos recibidos, tendrá un período máximo de dos meses para pronunciarse al respecto.

e) Llegado a este punto, la Comisión tendrá un período de 4 meses tras el cual emitirá una Comunicación en la que propondrá una de estas 3 vías posibles:

  1. Aprobar la iniciativa para comenzar con el proceso de una regulación jurídica.
  2. Tomar en consideración la propuesta con un Documento de Trabajo de la Comisión, que origine un Libro Verde de la Unión, según la propuesta  a desarrollar por la Iniciativa Ciudadana, y
  3. Autorizar la transmisión de la propuesta para su estudio y debate al resto de las instituciones europeas, para que se trasladen propuestas al respecto a los Parlamentos Nacionales respectivos.

Como podemos observar, la UE con este procedimiento por fin, da voz activa y capacidad de acción a la ciudadanía europea, fuera del marco de actuación de los Parlamentos Nacionales. Sin duda, es un paso muy importante para lograr un empoderamiento ciudadano europeo, tan hecho en falta en las pasadas décadas, y que debe contribuir a lograr una mayor implicación de las organizaciones civiles y el asociacionismo ciudadano de la Unión.

Es una oportunidad, que se nos presenta y que no debe caer en saco roto. La Presidencia Española, lo tiene planteado como un reto a poner en marcha, antes del fin del Semestre, y todo indica que se conseguirá.

Por cierto, este tipo de iniciativa no ha de ser confundida con la Class Action (del derecho anglosajón), que se trata de una acción planteada en el seno de la capacidad jurídica de los ciudadanos y por tanto, no en la activación de los derechos políticos de los mismos. Esta cuestión creo que es interesante, debido al diálogo que mantuve en Twitter con Francisco George (@Paco229) y que siempre estimula cualquier debate al respecto.

En definitiva, en el plazo de un año la ciudadanía europea, vamos a tener la oportunidad de ejercer nuestros derechos políticos en el escenario de las instituciones europeas de una forma inusual hasta la fecha. Esto sin duda redundará en ir minimizando el déficit democrático de la instituciones europeas y tendrá efectos de revalorización y empoderamiento de las organizaciones ciudadanas, organizadas a nivel europeo.

Los ciudadanos y ciudadanas de Europa tendremos, así, la oportunidad de ser una ciudadanía más activa y proclive a la interacción con nuestros representantes europeos.

Vamos a tener esa oportunidad y el derecho (deber) de ejercerla.

7 thoughts on “Nace la Iniciativa Ciudadana Europea

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.